29.4.12

Pasamos el arroyo para encontrarnos en un laberinto. Después de cruzar por sus intereses se fueron.

Intuyendo por donde iría la ruta seguían atentas a los pasos que llevarían hacia el mismo lugar. No hubo contratiempos, sólo interés; el de ellas principalmente dentro de su entorno, el nuestro tranquilo contemplándolas como saltaban de una a otra roca. Se alejaban y observan por si fuera necesario dar aviso.

1 comentario:

  1. después no te extrañe si te digo que estás "como una cabra"

    :-P

    ResponderEliminar

Ha pasado boedromion entonces daremos mista y reemplazaremos los fondos por aquellos primigenios pues consumen menos y no cansan tanto...Adelante, no te pares y añade lo que tengas
Benvido d:D´