15.7.14

Vía Valentina... [Inicio en el diedro, bloque descendido, apoyado. Descenso, como siempre, por la diaclasa de la cara norte, corredor por oposición] El Yelmo, ese domo testigo de un diezmo actual. Herencias del pasado.

[Cuando la diaclasa es plutónica la cosa cambia y admite grieta siendo su bloque el mismo. Para el vulgo ni debiera ser chimenea] La vía...




Lynyrd Skynyrd: Free bird


Desde y por encima, al borde de la roca se mostraba bienaventurada y con una sensación de paz que daba gusto. 

Dirigiendo los pasos de legos y extrañas que atendían sus instrucciones con ilusión de hacer cima en El *Yelmo. 
Exultante y menuda, dotada de un cálido timbre de voz, nos contaba cuánta era la ilusión por esa anhelada roca, fuera de la habitual subida…en su vida. 
Como si de una moza se tratara, ella que ya anduvo lo suyo, daba razonables y tiernas voces de ánimo con la delicadeza que cualquier entendido en materia hubiera hecho con sus alumnos. Las chicas que al borde de la diaclasa se habían acercado temían perderse el paisaje y horizonte que hay metros más arriba. Incluso el viento suave que sin ser recio hoy era como de brisa marina, aunque sin agua. 
Ni corta ni perezosa volteaba con agilidad, contra toda ortodoxia, en el interior de la gran fisura que, producto de, pienso yo, repentina soltura y seguridad le daba, ahora, su madurez sumada a esa ilusión férrea de quien camina anteponiendo a todo una sonrisa.

[No sin mis Camp Four]
Tuve la fortuna, siendo el menor, de iniciar el arranque en el diedro, en la grieta bavaresa del bloque descendido y acordándome de ellos ir soltando cuerda para rato, largo y tendido tramo hablando conmigo mismo. Subidos ya, juntos y sin separarnos, tomó él el siguiente paso y rodeando por la derecha el bloque que tanto estorba apretó dientes y colocando manos y dedos apuró el segundo tramo. Pasaron enseguida, sin pestañeos incluso... Santovarón. En ese instante, supongo por peso o motivo impreciso, precisé de ese cable blanco para no dejarme el cuerpo *perdido. 
Al tercero llegó de inmediato y después de tres intentos tenía tan desacostumbrados los músculos que, los míos - como ya dije- más ligeros e intrépidos, sin esos calambres por el cansancio me lancé a una palabrería entre mis roces, la roca y voces donde le fui dando tiento hasta llegar a su otra parte maldita. 
Tiré de hilo. Subimos todos, otra vez detrás, es condición de ser el menor; ellos no.


Alborotando encima: 
El contacto de las ollas o pilancones, esos panes duros que por el frío o el sol se llenan y completan erosiones demostrando adherencias sólidas, da lugar a una tarea llena de espontáneos y emotivos abrazos. Sentimientos que perdurarán en la memoria al pisar el vértice geodésico y sonreír viendo el horizonte de Las Torres más arriba, de las torres de Madrí más abajo.


Hilo de vida que impides siegas 
inmaduras continuas más allá
de la tierra por la roca subiendo
llegas a ese cielo que quiebras
recta  del aire surcas
surcos de vapor 
Eres cuerda de vida,
eres bien cuerda.
d:D´
[*que aún hoy recibe Diezmo por nombre que del Estado percibe riqueza la que constituye creencia por separar. Ya conocemos la referencia]
[*estrellado o abrazado en el fondo, semejanza por contacto]

4 comentarios:

  1. Siendo potestad de quien espera el desesperar, no desesperé yo de que finalmente publicaras lo que hoy podemos leer. Ni desesperé, ni en vano esperé, cosa la cual me alegra sobremanera, que bien mereció la pena la espera. Adherencias, concentración, uno primero, otro después, todos a la vez, alborozo, alboroto, relajación y hasta la siguiente. Salud y Montaña, amigo Déicar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y perdido entre tanta roca y cosa que me entretiene el tiempo se me pasan algunas respuestas que no teniendo escusa se quedan al limbo de la espera.
      Y es de suponer que fue lo que vimos y entretuvimos en compartirlo hizo de esta adherencia la que le dio valor y mayor sabor, pues si éste tiene el gusto compartido es aún superior si se añaden otros.
      Y aunque extraños pudieran parecer al principio nada más lejos de la realidad que enseguida el esfuerzo los ató a la vida
      Y de esta cordada simple vine cargado de hatillos que como motetes cantaban en mi mente.
      Y por si fuera poco esto, éste, se me hizo corto aún a pesar de avatares, tribulaciones y concentraciones durante esa subida.
      Y por su vida empezó el inicio, génesis de un recuerdo imborrable que esperamos repetir.
      Después, cuando al descenso cada par tomó su derrotero pues según costumbre sea repetimos saludos y hastaprontos
      Realicemos otras, como lo acordado; al menos una cada dos lunas.
      Eso.
      Longa aperta, amigo Carmar
      Saúde, Ceibedade e Esquilmo d:D´

      Eliminar

  2. Ver tanto granito siempre me da mucha envidia. Será mono de montaña.

    · deicaludos R

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que debería tener mono es el anís y nosotros nos quedamos con la ganas, tú de perpiaños y yo de tobas...jeje
      ·deicaludos A

      Eliminar

Añade los números y las letras, entonces no se permite el paso a los eSPANtapájaros
[Ha pasado boedromion entonces daremos mista y reemplazaremos los fondos por aquellos primigenios pues consumen menos y no cansan tanto...Adelante, no te pares y añade lo que tengas]
Benvido d:D´

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.