15.3.12

REFLEXIONANDO ENTRE RISCOS




Subí a la montaña y hablé con ella,
subí bien alto y me encontré con el viento silbándome, subí  escarpes y a cada roca le preguntaba  y  permiso  le pedía  para rozar  con mis botas su piel dura.  La roca respondía con fricción pero me dejaba  elevarme  a su lomo;  alcancé una y otra. Llaneé prados arriba,  tierras altas de turba y más turba  que me conturbaran   el ánimo, que me contuviera  el "espíritu sensual que en mí vive".   La roca me decía con roce,   con susurro recio no te pegues que sangras, sangré.   Subí a los fantasmas del pedregal   y las agujas me respondieron en silencio,   admira la belleza, sube  cuando quieras. 
 Subí a la montaña y estuve nueve horas y media,
 a poco me supo.
Aun tengo la miel del día en las mejillas pegadas,
 en los guantes de los riscos las arenas,
 la piel de sudor mojada,
 la sensación de la belleza aérea,
el extraplomado vertiginoso que contempla cual pájaro el vacío distante de las trochas medias,
 de las tierras bajas, de la firme promesa de regresar y morir en ella.
Subí, y en medio del nevero reflexioné un momento; 
 regresaré. Volveré para reflexionar nuevamente sobre tu belleza
Subín á montaña e falei con ela,
subín ben alto e atopeime co vento asubiándome, subín escarpes e a cada roca preguntáballe e permiso pedíalle para rozar o seu coas miñas botas a súa pel dura. A roca respondía con fricción pero me deixaba elevarme ao seu lombo; alcancei unha e outra. Llaneé prados arriba, terras altas de turbay máis turba que me conturbaran o ánimo, que me contivese o "espírito sensual que en min vive". A roca dicíame con rozamento, con rumoreo recio non che pegues que sangras, sangrei. Subín ás pantasmas do pedregal e as agullas respondéronme en silencio, admira a beleza, sobe cando queiras.
Subín á montaña e estiven nove horas e media,
a pouco me soubo.
Aínda teño o mel do día nas fazulas pegadas,
nas luvas dos riscos as areas
a pel de suor mollada,
a sensación da beleza aérea,
o extraplomado vertixinoso que contempla cal paxaro o baleiro distante das trochas medias,
das terras baixas, da firme promesa de regresar e morrer nela.
Subín, e no medio do nevero reflexionei un momento; 
regresarei. Volverei para reflexionar novamente sobre a túa beleza
Vaig pujar la muntanya i parlar amb ella
vaig pujar ben amunt i em vaig trobar amb el vent xiulant-me, vaig pujar arestes i a cada roc li preguntava i permís li demanava per fregar amb les meves botes la seva dura pell. La roca responia amb fricció, però em deixava elevar-me al seu llom. Vaig aconseguir una i  una altra. Vaig caminar prats amunt, terres altes de torba i més torba, que m'esveraren l'ànim, que aturaren "l'esperit sensual que viu en mí". La roca em deia amb frec, amb xiuxiueig dur no t'acostis que sagnes, i vaig sagnar. Vaig pujar als fantasmes del pedreguer i les agulles em digueren en silenci, admira la bellesa, puja quan tú vulguis.
Vaig pujar la muntanya, durant nou hores i mitja. I em va saber a poc.
Encara tinc la mel de dia a les galtes enganxades,
als guants dels riscs les sorres,
la pell mullada  de suor
la sensació de la bellesa aèria
l'extraplomat vertiginós que contempla com un ocell el buit distant de les dreceres mitges,
de les terres baixes, de la ferma promesa de tornar-hi i morir en ella.
Vaig pujar, i al mig de la gelera vaig reflexionar un moment; hi tornaré.
Tornaré per reflexionar novament sobre la teva bellesa.

[Para estos casos nada como contar con SINCOPADA.
Gracias una vez más] d:D´
[...Os contaré algo, creo que las lenguas peninsulares suenan bien, muy bien. Son fantásticas, enriquecen todo...]

6 comentarios:

  1. Gracias a ti, amigo, por subir siempre TAN alto y llevarnos contigo hasta la cumbre.

    Molts petons.

    ResponderEliminar
  2. ...;D´Son recíprocas para las personas distintas como lo son por sus diferentes latitudes...
    Si grata es vuesa merced, grata es la lectura en vuesa lengua.
    Apertas branquiales marinas.

    ResponderEliminar
  3. estar tan alto despois dun duro esforzo debe facer sentirse a un habitante da terra de pleno dereito: coma se o gañase.

    non é estraño que che sexa doado reflexionar nos cumios nevados, no ar limpo, co horizonte lonxano. (9 h e media!)

    creo que xa che teño dito aquí, noutras ocasións, canto envexo esa afición túa a camiñar, a subir, a escalar. e moita máis envexa aínda da forma física que compre ter para poder levala a cabo.

    bico

    ResponderEliminar
  4. Este domingo haciendo una pequeña ruta por Cortegada (partiendo de su balneario) a orillas del Miño, me encontré con un cartel informativo (de esos de la Xunta donde chapurrean un gallego que si lo vé Rosalia se vuelve a la tumba...), en el que me llamó la atención sobremanera un dibujito de una cara con el dedo indice levantado delante de los labios... inmediatamente me sentí sobrecogida y asustada... ¡estamos perdidos! esto es el fin...

    Amigo mio, aprovechate de esos momentos en los que disfrutas plenamente de Gaia, esos instantes en que te fusionas con ella y te permites reflexionar sin nada mas que el viento o los pajaros como testigos, porque, en nada, te verás sentado en el alto de un risco, al que has llegado dejandote la piel por el camino, y a tu alrededor estaran pululando familias completas, que llegaron por la carretera "de atrás" con sus monovolumenes y con la nevera camping, la abuela, los niños trepando arboles en busca de polluelos para jugar con ellos y luego abandonarlos (porque en casa no se pueden tener...), la adolescente con el ipad a todo meter y malhumorada por no poder salir con las colegas, el padre con la escopeta de caza por si acaso "sale algo", la madre con un par de docenas de bolsas de plástico -de las cuales si le sobra alguna, ya las deja encima de una piedra por si viene alguien que las necesite- buscando setas (que no conoce ninguna especie, pero ella "arranca" aquellas que le tienen pinta de champiñones y las otras las pisotea)...

    :(

    ResponderEliminar
  5. Merce dilecta: Cuánto duelen estas cosas, cuanto me duelen en la mente que los
    trastornos de la ciudad alcancen las veredas naturales y ensucien
    los parajes del silencio con basuras, bolsas y ruidos...
    Pero, aquí somos tantos que las personas van tomando conciencia y
    educación, dentro de lo posible, con el tiempo se reeducan en la
    medida de lo necesario y , poco a poco, entran por el aro natural de ir
    ...y no molestar...
    Tus palabras se desenvuelven desde tu interior, como quien vomita lo
    que vio y desea sacarlas de dentro para aliviar la carga de aquello
    visto. ¿Pero, ese cartel ...qué es lo que era? Como en los hospitales. ¿Estaba allí tirado o se refería al estado de salud del entorno?
    Quien más me enternece, es esa figura de la que me hablas con el Ipad
    en sus oídos, propios y ajenos, rompiendo enfurruñada el equilibrio que
    a todos trastorna. Tal vez esa persona, con formación, llegue algún día a
    comprender a la naturaleza que no le han enseñado; o no...
    Rebicos que nos inclinas,

    ResponderEliminar
  6. Hai cousas, grata Zeltia, que chegan a coincidir algunhas veces. Trochar e rubir durante tanto tempo é un siloxismo a nove semanas e media; a coincidenza ben vale pra comparar ambas e sentir a excitazón que produce a montana cando che atopas con ela, a roca, a terra, toda...
    Reapertas longas

    ResponderEliminar

Ha pasado boedromion entonces daremos mista y reemplazaremos los fondos por aquellos primigenios pues consumen menos y no cansan tanto...Adelante, no te pares y añade lo que tengas
Benvido d:D´