21.5.12

Tras las rejas...[ ¿Sufren los autómatas? O (el sueño de) sueñan los maniquíes a primeras horas de las mañanas]





...Y pensar cuan cerca están generando tantos deseos
Hubiera dado cualquier cosa por saber cómo soltarlos 
para ti, para descubrirlos contigo, en el silencio de la 
madrugada, cada día que pasa y por allí cerca paso
En cada momento de la mañana una circunstancia
me invade distinta pero ahora a buen recaudo los pongo
no vaya a ser que otro ser desalmado se interponga
y los compre tantos como pueda, tantos como todos.
Cautivos están tras las rejas, presos mis ojos de presa.
Con cautela los miro, con sorpresa los observo
y en la calle ictínea se encuentran en barrotes de hierro,
de acero y acera diferente a la que normalmente
callejeo apresurado que se me viene encima
por tanto ajetreo.  bd;D´


[Que de los toros se haya dibujado arte, creado arte no presupone que lo sean. Es una falacia interesada, principalmente económica, seguir empeñados en esos argumentos. 
Suena a burda mentira, a chanza facinerosa, mafiosa e *ignorante por lo que *oculta a cualquier otro ser vivo que sienten (*o viceversa)
Con el mismo argumento falaz decir que la guerra es un arte por cuantos pintores han retratado de ella... Otro atropello tremendo que sólo busca especular con la tierra, los alimentos que desean están fuera del alcance de los necesitados. Pasan así a manos de sólo unos pocos, los cresos.  ¿Entonces los muertos, los heridos y sus allegados no sufren? Las falacias que Aristóteles compiló suponen un apunte más de las que se creen con el poder
de la verdad, de la palabra sólo porque lo ostentan. Ignorantes, desaprensivos y estúpidos 
cómicos de comicios ante crucifijos que juráis por supersticiones de libros]

3 comentarios:

  1. Me costó encontrar el cajetín, (se transparenta con el fondo), aquí un poco nostálgica escuchando la canción "Carol..."
    todo el post resulta un poco inquietante, empezando por las imágenes y terminando por el texto.

    y sorprendente.
    Me encantaron las imágenes.

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo con Zeltia.
    La ubicación del cajetín está en perfecta sintonía (¿pretendida?) con el texto y la inquietante imagen. Suscribo el contenido.
    Las rejas siempre hacen pensar quién está a cada lado, quién es el protegido y el encerrado. A fin de cuentas, todo es relativo (esto ya lo dijo Einstein).
    Hemos coincidido en la oportunidad. Gracias por el link a mi blog. Salud y montaña amigo Deicar.

    ResponderEliminar
  3. Tras las rejas estamos todos en ese planeta que le has dado tanta luz o a los renglones del cuaderno tanta sombra que ya me duelen un poco los ojos. Ayer estuve pensando en historias que me cuenta mi mujer : una soldado de la edad dorada que ve y ayuda a morir ,que amortaja con un cariño infinito, de que si en la muerte de algunas personas hay teatralidad, que si mueren delante de los suyos de una manera y por dentro de otra. Y ella que roza cada mañana tantas mejillas arrugadas tras las rejas cree que sí.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Ha pasado boedromion entonces daremos mista y reemplazaremos los fondos por aquellos primigenios pues consumen menos y no cansan tanto...Adelante, no te pares y añade lo que tengas
Benvido d:D´