27.9.11

PARADOXA N.W.


 
The Journey - Boston




Unha das cousas que ten eiquí , a *raia, é que ao amencer nunca lle puxeron pegas. 
Ao medodía xamais lle deron o alto.
Cando iso ocorría, eles levantábanse, almorzaban; nós tempo facía.
Espertar os ferros vellos e estabrecer a vixilancia era o seu laborío. O noso xa fora.
Cando nos paraban ninguén sorría; eles á súa hora, nós menos unha.
Estas diferenzas dábannos vantaxe de paso. A ista beira outra  istoria, outros tempos, de moito coidado.
Camiñando, sen velocípedos nin cuadrúpedos adecuados, viaxabamos aos seus ollos sorprendidos.
A isa hora de paso, lembro as súas voces recramándonos. Aperturas de zurrons e sacos.
Cando isto ocorría o sol estaba no alto saltándose todas as barreiras e pasando.
Asunto noso era o solpor, por iso nunca o recramaron.[d:D´]


  Una de las cosas que tiene aquí, la frontera, es que al amanecer nunca le pusieron pegas. 
Al mediodía jamás le dieron el alto.
Cuando eso ocurría, ellos se levantaban, desayunaban; nosotros, tiempo hacía.
Despertar los fierros viejos y establecer la vigilancia era su cometido. El nuestro ya había sido.
Cuando nos paraban nadie sonreía; ellos a su hora, nosotros menos una.
Estas diferencias nos daban ventaja de paso. A este lado otra historia, otros tiempos, de mucho cuidado.
Caminando, sin velocípedos ni cuadrúpedos adecuados, viajábamos a sus ojos sorprendidos.
A esa hora de paso, recuerdo sus voces reclamándonos. Apertura de zurrones y sacos.
Saludos
Cuando esto ocurría el sol  estaba en lo alto saltándose todas las barreras y pasando.
Asunto nuestro era el ocaso, por eso nunca lo reclamaron. B.D.

3 comentarios:

  1. Hay una luz dificilmente definible, una luz que se vuelve hermosa y dulce en su tono, suaviza las formas y ondula aristas y montañas. Una luz que indica el suave, ligero y agradable despertar. Una luz ausente de silencios y bañada de fresca y ligera inocencia.

    La luz del amanecer es plena y envolvente, el primer baño a tomar en la agradable compañia de los sonidos de la montaña.

    Un privilegio exclusivo de unos pocos y envidiado por muchos...

    Se puede envidiar una fotografía pero mucho mas se envidia el momento y el lugar. Preciosa toma.


    Otra cosa, fueron las fronteras... cosa que la no conoce.

    ResponderEliminar
  2. gustoume todo neste post, Beato. incluído o enlace.
    incluída a sensación que me deixa.

    ResponderEliminar
  3. De Euphorbia Balsamífera para Beato

    Hola Beeeato:

    Los rayos del Sol no saben de frontera y contrabando, ni de otros contras ni de otros bandos; no están en contra ni tienen bando. Sólo viajan y, en su viaje, el amanecer, el mediodía, el ocaso son sus pases sin equipaje.¿A dónde van? No lo sé.

    ResponderEliminar

Ha pasado boedromion entonces daremos mista y reemplazaremos los fondos por aquellos primigenios pues consumen menos y no cansan tanto...Adelante, no te pares y añade lo que tengas
Benvido d:D´